Delacroix entre Francia y China

DE CÓMO DELACROIX PROVOCA ASPEREZAS

DIPLOMÁTICAS ENTRE FRANCIA Y CHINA


Publicado originariamente en Nación Apache

Es 27 de julio de 1830. Los parisinos se alzan por las calles formando barricadas bajo una proclama popular: cambiar a un rey tirano por uno más liberal. El éxito de la revuelta provocaría, el 2 de agosto, la abdicación de Carlos X y el fin de la monarquía de los Borbones. Eugene Delacroix está situado en medio del levantamiento como un mero espectador. Observa pasivo, impávido, aterrado. Esto apunta el escritor Alejandro Dumas que no lo pierde de vista en su calidad de testigo presencial desde un lugar de privilegio, y dice además, que recién cuando Delacroix advierte flamear la Bandera tricolor sobre la Catedral de Notre Dame, que no había vuelto a ser izada desde los tiempos de la Revolución Francesa, comienza, eufórico, a vitorear cánticos glorificando al pueblo. Días después, ya en su estudio del Quai Voltaire, con vista al Sena, Delacroix le escribe a su hermano: “Mi mal humor está desapareciendo gracias al trabajo duro: me he embarcado en un tema moderno: una barricada, y si no he luchado por mi Patria, al menos pintaré para ella”.

Se trataba nada más ni nada menos que del cuadro La libertad guiando a un pueblo, en el que pinceló los sucesos vividos creando una obra de arte inmensa que haría historia. Delacroix, que en ese momento tenía 32 años, se demoró apenas tres meses para finalizar el lienzo, en un estado de excitación febril, con mínimas horas de sueño. El resultado: una imagen que resume y revela la idea de la revolución en el Arte: la fuerza imparable de la multitud que se avecina (el joven que encarna el ímpetu de la juventud; el obrero, a la clase trabajadora, y el burgués, a la intelectual), y la figura de la Diosa clásica central, embadurnada de la suciedad de la batalla, que lidera esa gesta callejera: una mujer cuya túnica desprendida deja al descubierto sus pechos, sublevándose también a la moral de época. Lleva en alza la Bandera tricolor y la bayoneta. Simboliza Francia y la Libertad. La alegoría se instala en el inconsciente colectivo trascendiendo al tiempo.

Es Agosto de 1944. Surgen barricadas en el centro de París. Es la Resistencia Francesa que enfrenta a las tropas nazis de ocupación. Finalmente, el General de Gaulle convoca a un referéndum para establecer un gobierno para la Francia recién liberada. El anuncio va acompañado de una reproducción de la imagen de la Libertad, de Delacroix. En los años de posguerra, esta imagen se convirtió no sólo en el símbolo de la Revolución Francesa o de la libertad sino de la misma Francia.

Es Mayo del ´68. La barricada ya forma parte de la mitología de la Revolución. Así lo entiende esta nueva generación de estudiantes que, en la era de los medios masivos y la fama instantánea, crea su propia versión de la Libertad, de Delacroix.

MAYO 68

Se trata de una joven, Caroline de Bendern; es llevada en andas, entre la estudiantina, con su brazo levantado enarbolando la Bandera tricolor. La imagen impactante se convierte en blanco de los reporteros y la fotografía es portada de la revista París Match; la reproducen velozmente medios de prensa extranjeros. La figura viaja ahora por el mundo como embajadora de su Nación.

El ícono revolucionario queda cimentado como sentimiento social. Se viraliza. Ilustra papel moneda, sellos postales, afiches, panfletos y graffitis. La actitud provocadora de la mujer en pechos simboliza el comienzo de la batalla por la emancipación femenina contra un orden moral que se desmorona en caída libre.

Es 30 de Mayo de 2013. La Agencia EFE de noticias informa que el presidente de Francia, François Hollande, y el ministro chino de Asuntos Exteriores, Wang Yi, acordaron hoy estrechar la cooperación de sus países para celebrar el próximo año el 50° aniversario del establecimiento de relaciones bilaterales, entre Francia y China. En ese marco, el cuadro de Delacroix viajaría a Pekín en 2014, como parte de un programa de 380 proyectos culturales organizados para dicha conmemoración.

Fines de Diciembre de 2013. Estamos a días del evento. La palabra empeñada está en riesgo de ser cumplida. Francia ya no estaría dispuesta a trasladar La libertad seguida por un pueblo a la ciudad de Pekín. Las razones que alega son de carácter técnico, y refieren a la fragilidad de la obra que no toleraría el traslado a pesar de que ya lo ha hecho en infinidad de oportunidades a infinidad de naciones, como por ejemplo, el último viaje a Tokio en 1999, avalado por Jacques Chirac, para festejar el año Francia-Japón. Lo que subyace es que Francia no quiere ver asociado el cuadro de Delacroix, emblema de Libertad, a una Nación sometida a un régimen autoritario y represor. Pensemos que cuando, el 27 de Julio de 1830, el pueblo parisino explotó en las calles fue porque Carlos X intentaba abolir la libertad de prensa y disolver la Asamblea recién elegida. ¿Por qué razón admitiría ahora comulgar con un país en donde la situación es análoga al París de esos años? El ambiente en China, se va agravando en ese sentido: las autoridades, molestas con las informaciones sobre la corrupción y el enriquecimiento ilícito de sus líderes amenaza con no renovar visados a corresponsales occidentales. Incluso han bloqueado páginas de Internet e impuesto nuevos controles del tipo de exámenes marxistas a sus periodistas. Mientras el Director del Louvre sostiene que la última palabra la tendrán los expertos, todos sabemos que la decisión final y costos políticos la tomará el presidente François Hollande, en persona. Recordemos que el primer reconocimiento de China como República Popular por parte de un líder occidental fue del presidente francés Charles de Gaulle, en enero de 1964. ¿Será François Hollande, medio siglo después, el primero en negarla?

Pocos días antes de morir (13 de agosto de 1863) Eugene Delacroix escribió en su diario: “El primer mérito de un cuadro es presentarse como una fiesta para los ojos. Esto no significa que no deba quedar espacio para la razón”

Pues, razonemos.

La libertad guiando a un pueblo - Plantu 2015

APG


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s