Infradotada

Recuerdo la primera vez que busqué el significado de una palabra en un Diccionario. La había pronunciado mi papá refiriéndose a mí, y yo supe, en ese mismo instante, que no se trataba de nada bueno.

SethTompsonnialeyendo

Tendría cinco, seis o siete años. Recuerdo que estaba acatando la consigna que, cada noche e irremediablemente, se pronunciaba en mi casa a las ocho en punto: “A lavarse los dientes, a hacer pis y a la cama”. En eso andaba: ya había hecho pis y estaba manipulando el cepillo de dientes cuando, en un movimiento torpe, con esa torpeza propia que una niña suele tener a esa edad, el cepillo acabó dentro del inodoro. Aún no había tirado la cadena y -es sabido- a las nenas nos dan asquito muchas cosas y yo no estaba dispuesta a meter mi mano en el pis en procura de recuperar el cepillo. Hete aquí que pulse el botón para que se limpiara mi campo de acción y claro, observé impávida como el cepillo de dientes desaparecía en el mareo de un remolino hipnótico, psicodélico, centrífugo, de color ámbar. Luego vino esa palabra que dijo mi papá y que yo, a pesar de no haber entendido, jamás olvidé: ni en ese momento ni en el correr de los años.

De adulto uno sabe que el prefijo “in” denota una negación o carencia de algo: inútil, incapaz, inacción, indecente, inmoral, intrascendente, etcéteras. Pero a esa edad -cinco, seis, siete años- ni siquiera tenía noción del orden de las letras en el abecedario, de modo que encontrar la palabra que me había dicho mi papá, que comenzaba de ese modo, que me interpelaba y me urgía descifrar, transcurrió en sucesivos intentos fallidos, en varios días. Tenía sólo una certeza: no estaba ni por el principio ni por el final.

SethTompsonnialeyendo

 

Entonces, luego de subirme a una silla, tomar con dificultad ese Diccionario gordísimo y pesadísimo del estante, me acostaba en el piso, lo abría al azar y comenzaba la búsqueda del tesoro, con el entusiasmo de quien está dando sus primeros pasos en la lectura. Por supuesto que no comprendía el significado de casi ninguna de las palabras que incitaban mi curiosidad pero a mí me bastaba con conseguir deletrear una y otra, en voz alta, guiada por el índice sobre el recorrido de las letras. Una tarde descubrí el lugar secreto en donde se agrupaban todas las palabras que empezaban con la letra “i”; sabía que estaba cerca, entonces, para no perder esa ubicación, me aseguré de colocar un papelito. Así se sucedieron las tardes de búsqueda y dispersión entre esas páginas hasta que finalmente, un día, se me apareció la palabra que había pronunciado mi papá y que ya nunca olvidé. La definición decía así:

Dícese de la persona cuyas dotes intelectuales son inferiores a las corrientes.

APG©

Anuncios

Una respuesta to “Infradotada”

  1. Me encanto esto. Que manera de expresar in memoria y una grade de in importante adulto. Disculpa mi gramarica. Escribo mas en ingles a pesar the hablar in Español fluido. Le quise dar like pero no vei la Estrellita. Suerte.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s