Another brick in the wall

 

Cuando el dolor ya estaba extendido por todo el cuerpo y se había vuelto insoportable, el hombre, finalmente, decidió visitar al médico.

Que se sacara la camisa, el pantalón, y se recostase en la camilla, le dijo el Doctor y comenzó a revisarlo.

– ¿Dónde es la dolencia?

El hombre se toca la sien con su dedo índice y, en medio de una mueca de dolor, dice: “aquí”. Luego baja el dedo hacia el pecho, al tocarlo vuelve a quejarse. Sigue deslizando la mano, apoya el índice hundiendo el estómago y se retuerce. Cuando hace lo propio en la pierna, su rostro ya está desfigurado al borde de las lágrimas. Ahora es el momento en que el médico toma la mano del hombre, examina el estado avanzado de la gangrena en el dedo índice y resuelve extirparlo.

 

La última semana del mes de Marzo, un fallo del Tribunal Oral en lo Criminal Federal Nro4 de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires, en relación a la causa LAPA, Nro1035, ordenó la remoción de las casillas de gas instaladas en el complejo Punta Carrasco y de la entrada a dicho complejo, como así también el desmonte del Puente Peatonal Pampa, que comunica a la ciudad con la Costanera. El mismo fallo también ordena remover los montículos de tierra de la Asociación Argentina de Golf y aquellos que se encontrarían destinados a rellenar la Costanera ubicados todos ellos frente a la cabecera de la Pista Nro13 de Aeroparque. Todo esto lo indagué, a través de un periplo burocrático por todas las áreas y funcionarios del Gobierno de la Ciudad, luego de que, una mañana al intentar cruzar por el puente durante mi entrenamiento matinal, me encontré con el acceso vallado junto a dos operarios de AUSA (Autopistas Urbanas) que me informaban que la demolición era inminente. Recordemos que con anterioridad ya se habían demolido la estación de servicio Shell, sobre la Costanera, el Driving de Golf de Punta Carrasco y la explanada del club de Pescadores.

El fallo alega que los emplazamientos a remover son considerados un factor de riesgo para la seguridad de las operaciones aéreas. Yo me pregunto: en lugar de eliminar esta cantidad de elementos que relacionan a la ciudad con el Río de la Plata, ¿no habría que extirpar el aeroparque? ¿No habría, también, que enfocarse en el mantenimiento de los aviones? ¿O acaso alguien va a decir que todos los elementos urbanos que están demoliendo fueron los causantes del accidente? ¿O acaso alguien osa pensar que este desmantelamiento va a amortiguar el próximo accidente aéreo? De hecho, dicen los entendidos, que el montículo del Driving de Golf, fue lo que apaciguó la tragedia que, de no haber existido éste, hubiese sido aún mayor.

Que el Puente Peatonal Pampa lo utilizamos miles de deportistas para entrenar, sería un tema sin importancia si lo comparamos con la cantidad de trabajadores que lo utilizan diariamente para dirigirse a Aeroparque o a los restaurantes de la Costanera, donde trabajan, y menos importante aún sería nuestra petición -la de los deportistas-, si pensamos en los discapacitados que lo atraviesan para ir desde la estación de ferrocarril al Centro Nacional de Rehabilitación, donde realizan los tratamientos ambulatorios. Este puente no tiene sustituto, ya que el que está a 400mts., en la estación de tren, no tiene rampa y, el siguiente puente peatonal, el Labruna, se encuentra a 1.500mts. ¿Quién se va a hacer responsable cuando la gente comience a cruzar directamente por las autopistas de Av. Cantilo y Av. Lugones y ocurra el primer accidente?

El hecho de impedir la libre circulación, es una barrera urbana, es un auto estacionado en una ochava obstaculizando una rampa, es un muro levantado sin ladrillos, es más violento que la violencia que se pretende disuadir con su construcción, para el caso del muro-; o destrucción, para el caso del puente.

 

APG©


2 comentarios to “Another brick in the wall”

  1. Nuevamente la “justicia” , promueve un fallo de índole “dudosa” , a los costados del demolido puente peatonal (que su altura no superaba los 6 metros) hay sendos letreros de publicidad que duplican su altura sobre el lado este , ni que hablar de un restaurante en cabecera de pista , y un par de boliches sobre Av. Costanera , sin contar un nutrido bosque cercano . Está claro que el puente no tuvo dueño (Gobierno de la Ciudad) que le interesara ni “defendiera”. Así están las cosas.

  2. Increíblemente esto que escribís es lo único que encontré sobre el tema, no hay ni una nota en los diarios, sólo un apunte perdido en la página de la Ciudad. Yo usaba mucho ese puente, de paseo, no por ninguna obligación pero, realmente puede ser considerado un obstáculo para el tráfico aéreo? y por una causa de LAPA, que se convirtió en LAFSA y no tiene aviones?

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s