Ser escritor, en cien palabras

A lo largo de los años fui adquiriendo -muy a pesar mío- cantidad de condiciones que recién hoy asumo como propias y son imprescindibles para ser un gran escritor. Fui volviéndome oscura, ermitaña, fóbica y antisocial; fui perdiendo familia, amigos, amantes, y asumí al solipsismo como estado ideal. Sabido es que también soy creativa, lúcida e imbécil, meticulosamente obsesiva, petulante y polémica, conflictiva y conflictuada, cíclica e irónica, y que no hay día en que no se me ocurra una manera singular y austera de suicidarme. Se puede decir que lo tengo todo; sólo me restaría, aprender a escribir.

APG©


5 comentarios to “Ser escritor, en cien palabras”

  1. Genial…

  2. Una maravilla

  3. Dejando de lado algunas cosas (como el suicidio, o ser meticuloso) a mí también me falta aprender a escribir. Como me gustan pocas cosas no puedo más que agradecer cuando me encuentro con… (como soy un mal aspirante a escritor aquí no se me ocurre nada, o más bien todo elogio me suena cursi).

  4. Sí,me digo: he dado con un blog…esto es lo que sí me gusta de internet.

  5. Un hecho inconmensurablemente trágico hizo que conociera tu existencia. Recién hoy empiezo a leer cosas tuyas a través de este blog y espero pronto conseguir algún libro. Un link entre los tuits de Asís me llevó a un escrito tuyo y desde entonces no puedo parar de leerte. Un sentimiento extraño me recorre, el placer de descubrirte sabiendo que nace de un pecado original sin redención alguna. Te mando un abrazo agradecido desde este rincón de la patagonia

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s