Está

Sobre un suelo de baldosa gris. En una silla de mimbre y verde. Bajo un toldo garabateado en francés. Está. Ordena su compacta caligrafía en un cuaderno y es ese pulso, su destreza, lo que da sentido a la hoja llana. No se trata de París; capaz sea Londres, Madrid. Con una brisa opaca le anuncio que cae la tarde. Me ignora. Con otra más cruda, insisto. Es ahí cuando tuerce el brazo para cotejar en su reloj, y es en ese gesto de separar el puño del papel que alcanzo a leer: Sobre un suelo de baldosa gris.

APG • Abril 2011


Una respuesta to “Está”

  1. ¿Cómo es posible en semejante brevedad, crear un escenario, introducir un personaje diciendo simplemente “está”, cambiar el punto de vista inmiscuyendo la voz omnipresente de Dios en 1era persona para quebrar la acción incomodando y, además, salir airoso?

    Sólo es posible con intrepidez, impertinencia, precisión, que no son otra cosa que partes del todo: el talento.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s