Orden del Día / 171

Dos deshollinadores salen de una chimenea. Uno sale completamente negro y el otro completamente blanco. ¿Cuál de los dos se va a lavar?

– El que está todo negro; obviamente.
– No reflexionás. Pensá: el que salió todo negro ve que el otro está blanco y forzosamente piensa que él también está blanco.
– Ah, querés decir que el que está blanco ve que el otro está negro y por tanto cree que está tan negro como él. Entonces el que está blanco se va a lavar y no el que está negro.
– No. Seguís sin refelexionar. El que está blanco que se cree que está negro, ve a alguien negro que se cree que está blanco; mientras que el que está negro ve a alguien que está blanco que se cree que está negro.
– Ok. En ese caso, que no se lave ninguno de los dos.
– ¿Y por qué no van a lavarse?
– Yo me hago la misma pregunta
– ¿Te hacés la misma pregunta? A ver, ¿desde cuándo de una misma chimenea puede salir un deshollinador que esté completamente blanco y otro completamente negro?
– Muy buena pregunta
– No, pero no es una adivinanza. Retomemos: el que está blanco ve a uno negro que ve a uno blanco que se cree negro y el que está negro ve a uno blanco que ve a uno negro que se cree que está blanco.
– El que está blanco ve que su mano está completamente blanca y el que está negro ve que su mano está completamente negra.
– ¿Qué querés decir?
– Que el que ve que su mano está limpia no se va a lavar y el que la ve sucia sí lo hará
– No es así de simple. Es demasiado fácil. Puedes estar limpio y aún así tener ganas de lavarte. Puedes estar sucio y no tener ganas.
– Podés tener ganas de lavarte incluso si no ves que estás sucio. Podés sentirte sucio, completamente sucio y querer lavarte a cada rato
– Pero eso sería un obsesionado con la limpieza, un deshollinador neurótico.
– Esperá, esperá. ¿Cómo que uno sale negro y el otro blanco? ¿No deberían salir negro los dos?
– Eso tiene truco, ¿deberían salir negro los dos?
– No, basta con que el primero que haya salido por la chimenea haya recogido todo el hollín y el camino está limpio
– ¿Querés decir que el camino para el segundo está todo limpio por eso el primero sale todo negro y el segundo sale todo blanco?
– Demasiado fácil. ¿Para qué plantear una pregunta así para una respuesta tan simple?
– No sé, solo trato de entender
– ¡Tratás de entender! Tratás de entender!
– Bueno, de nuevo. Dos deshollinadores salen de una chimenea. Uno sale completamente negro y el otro completamente blanco. ¿Cuál de los dos va a lavarse?
– ¿Y si fuese de noche?
– Si fuese de noche, ¿qué?
– Que el blanco podría ver que está blanco, pero no podría ver al negro que tampoco podría verse a sí mismo…
– ¿Pero cómo un deshollinador va a trabajar de noche?
– ¿Y por qué no trabajaría de noche? Si necesitara hacer horas extras, ¿acaso no es libre de trabajar cuando quiera?
– Yo nunca vi un deshollinador en toda mi vida ¿Vos?
– No. Yo tampoco.

Esta gimnasia mental de relaciones de seguimiento entre cosas ampliamente divergentes, a veces contradictorias; esta manía de discutir hasta conseguir lo absurdo, proponiendo preguntas que resuelven las cosas -o no- de manera inesperada, se llama Pil Poul (pimienta) y fue creada en Polonia, en el S. XVI, por el Rabino Jacob Pollak, para estudiar y comprender el Talmud. Las discusiones -peripatéticas- eran callejeras, en la Feria, como en un Ágora griego.
Por último, a los hombres que mantienen este tipo de discusiones se los considera bien pensantes; a las mujeres, no tanto.

APG

Anuncios

~ por APG en febrero 7, 2013.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s