Orden del Día / 159

 

S E R  D I G N O  D E  S E R

Si el flagrante “presunto” culpable tiene el tupé de presentarse en la Estación Once, en el día de la tragedia, para declarar que el servicio de trenes es eficiente y seguro;

Si el ex funcionario, viciado de complicidad, tiene la desfachatez de pasearse impunemente y sin vergüenza entre nosotros;

Si un funcionario, teñido de ineptitud, comete la torpeza de admitir que de haber ocurrido el siniestro el día anterior (feriado), la cifra de víctimas habría sido menor;

Si otro funcionario, igualmente responsable, tiene la impertinencia de presentar al Estado como querellante;

Si un periodista sin escrúpulos comete la canallada de divulgar al aire audios inoportunos y bajo sospecha;

Si un miserable vándalo tiene la osadía de saquear un kiosco y las pertenencias de las víctimas mientras ocurren los disturbios posteriores en la estación;

Si la principal aval de la corrupción y desidia es capaz de discursar por demás, y callar cuando es imperioso hablar;

Que no te extrañe, que el día de mañana, aparezca un abogado inescrupuloso y mediático afirmando que Lucas se suicidó, presentando como prueba contundente las imágenes del joven ingresando por la ventanilla a un lugar no permitido, hecho -por otro lado- constatado por su propio padre, y que manifiesta poco menos que Lucas viajó de polizón y que, de no haber estado allí, podría haberse salvado.

Que no te extrañe, entonces, que el Juzgado de siempre falle a favor de los culpables eximiendo a los imputados de resarcir y reparar -si es que cabe el término- económicamente a los familiares de Lucas.

No puedo dar crédito a todo ésto: a lo que ya pasó y a lo que podría llegar a ocurrir.

Duele.

Me resisto.

Yo deseo que el 1° de Marzo, la primera mandataria de todos y todas, presida la inauguración de la Asamblea Legislativa con este discurso: “Nos equivocamos. Pido perdón. El luto que visto es por ÉL y también por ellos.”

Y que calle.

Que se retire del Congreso y se interne en su despacho a accionar. No quiero un discurso excedido en anuncios de ningún tipo; ni que nos cuente que visitó el Mausoleo; ni que fue su cumpleaños, ni siquiera que se valga de invocar su nombre.

Que sea digna.

Que pida perdón y calle.

APG©

 

Queda archivado bajo el nombre Ser digno de ser en el cajón Salpicaditos de actualidad.

 

Anuncios

~ por APG en febrero 26, 2012.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s