Orden del Día / 73

 

Creíamos -hasta hoy- que ya nos habían dejado de sorprender los circuitos que recorren los escritores para presentar la aparición de un nuevo libro. Por lo visto, aún nos conservamos vírgenes de sorpresa.
En una charla de casi una hora que mantuvo Sebastián Wainrach en su programa de radio con Beatriz Sarlo, la escritora habla de La ciudad vista, su último libro; del que se viene, como así también de política, Internet, libros electrónicos y blogs.
Escuchar o leer a Beatriz Sarlo significa dejarse invadir por un mundo de intertextualidades. Por eso, extrapolamos algunos conceptos de la charla -como quien subraya un párrafo en un libro- y los vertimos aquí, ordenados temáticamente y plagados de hipervínculos.

 

Con esta presentación, Sebastián Wainrach le da la bienvenida a Beatriz Sarlo:

En este programa solemos hacernos muchas preguntas; conseguimos pocas respuestas; las que conseguimos, no nos conforman y nos gusta invitar a gente como vos a que nos ayude, en realidad, a hacernos más preguntas.

 

Sobre Internet
Me llevo muy bien con Internet, mas bien, tirando a excelente. Si te cuento mi biografía en relación a lo que tiene que ver con computación primero, y con Internet después, es una biografía que, en realidad, no corresponde a mi edad. Tuve la suerte de tener una computadora a mi alcance -no, mía- muy pronto, y yo creo que yo fui la primera persona que vio un libro completo -un libro normal, no un libro técnico- en computadora, en el año 1987/88.
Creo que tuve una de las primeras laptops circulando por Buenos Aires.
Para los que empezamos en la época del D.O.S., con las computadoras, Windows nos parece un jardín de infantes.
Yo escribo en libretas chicas las ideas pero después, aún el borrador más primitivo, lo escribo directamente en la computadora. Hoy escribí un resumen de lo que potencialmente…, de los puntos de lo que potencialmente, podría ser un próximo libro, porque al tener un libro publicado recientemente, en la cabeza lo que me está dando vuelta es qué puede ser mi próximo libro, y vi en el Palais de Glace, hace dos sábados, una exposición de desnudos de hombres, que no es una exposición estetizante sino que, por el contrario, son hombres en su situación de trabajo sólo que desnudos.

 

1· Malabaristas  2· Militar  3· Changarín  ( Marcos Zimermann )

1· Malabaristas 2· Militar 3· Changarín ( Marcos Zimermann )

 

Queda extraordinario, vos sabés que no queda ni cómico, ni un rastro de erotismo…, queda el trabajo; como si se mostrara, aún más, el trabajo. Yo ya venía trabajando con la idea. Hay una estatua que a mí me fascina -perversamente, digamos- que es la estatua de Maradona, en el Museo de la pasión boquense, es algo que me parece que debe ser pensado; entonces había empezado a pensar, después vi esta exposición, entonces, lo que escribí en la libreta son estas primeras ideas que después dentro de seis meses, si me las repetís, voy a decir: quién pensó estas taradeces.

 

Sobre escribir un libro
Me gusta mucho escribir un libro. Es decir, meterme en el proceso que primero son como dos años de investigación o lo que sea, meterme en ese proceso y después, terminado todo lo que es investigación del libro, son los seis meses que lleva la escritura: un momento de altos y bajos, de desesperaciones, de pensar que nada va a salir o de pensar que lo que está saliendo es completamente genial, en un mismo día, pero que es un proceso muy lindo. Ya cuando sale el libro, más bien, uno se siente muy separado de eso y entonces sí, uno empieza a ver por dónde se puede rumbear.

 

Sobre la escritura periodística
A mí me gusta mucho la escritura periodística, la escritura corta. La idea de que vos escribís y salís a los cinco días, cuatro días, tres días. Intervenís de una manera muy directa; o tenés la ilusión de intervenir, a lo mejor, no intervenís nada, pero tenés la ilusión de intervenir. Me gusta mucho.

 

Sobre ambas
Soy una persona ya con mucho oficio, por mi edad, por lo tanto no es un obstáculo escribir un libro con la escritura periodística. Sé en cuánto tiempo resuelvo un trabajo, por lo tanto no es un obstáculo escribir un libro y mantener un trabajo fijo.

 

Sobre la página en blanco
No, no me pasó nunca. Creo que hay personas a las cuales les pasa, que la página en blanco es el momento como para empezar a escribir. Yo no creo que a todos -jóvenes, medianos o viejos- les pase lo mismo, yo no creo que todo el mundo tenga la misma relación con la página en blanco. Yo nunca tuve página en blanco. Yo siempre creí que a escribir se empezaba metiendo la primera frase. Hemingway decía una cosa lindísima, Hemingway escribía después de almorzar, se había tomado dos botellas de champagne con Scott Fitzgerald y luego se sentaban a escribir o escribía de mañana, y él decía que él no dejaba de escribir hasta que no tenía la primera frase del día siguiente. Eso es una cosa extraordinaria, porque si vos dejás de escribir cuando ya dijiste todo, todo lo que se te ocurrió ese día, a lo mejor sí al día siguiente te aparece el fantasma del blanco. El asunto de la página en blanco es para cierto tipo de escritores, y no tiene que ver ni con la calidad, ni con la dificultad, ni con nada; tiene que ver -yo te diría- con rasgos estéticos psicológicos. Para mí, el final, resulta ser extremadamente más difícil como desafío. Tiendo a apresurarme en el final, sé que soy apresurada y, por tanto, tiendo a corregir eso. El final, para mí, es el momento más difícil del libro. Tenés que tener el final antes de sentarte a escribir una novela y también en un ensayo.

 

Sobre el cine
Mi relación con el cine es muy intensa, estoy casada con un  director de cine, y soy una cinéfila del tipo corte Bafici.
Hay músicas que te preparan a escuchar músicas más complejas y hay otras que no. La cuestión de la educación del oído es fundamental: si vos consumís regatón o cumbia, es muy difícil que vos vayas a escuchar a Robert Fripp; o si vos escuchás pésima música producida por máquinas de ritmo, es muy difícil que después te enganches con Kraftwerk
Yo quisiera que todo el mundo escuchara esa mejor música, ahora, sé que eso tiene que ver con una educación que no está solamente en los colegios, que está en los medios de comunicación de masas, etc. Y lo mismo pasa con el cine, el Bafici no es supermasivo. El cine se está transitando a formatos más cortos que son los de Youtube, estos formatos son los que están ganando y a lo mejor en unos años estamos acá sentados hablando de los formatos cortos y no, los de `90. El cine comercial es de `90 minutos en adelante; el cine Bafici, no: es de `40, `50, `60… y hoy Youtube está acostumbrando a la gente a formatos cortísimos, formatos de alto impacto y muy cortos. Youtube tiene colgadas cosas que yo en mi vida soñé que iba a poder ver, como todos los solos que podés ver de  Miles Davis, de Coltrane, de quien sea.

No es cierto que Internet es globalización, sí o sí. Eso es cierto para ciertos sectores sociales, sino, Internet es muy territorial: andá a ver cuál es la cantidad de entradas en la página de boca, de futbol, de los artistas locales… No es territorial en aquellos que tienen fantasías culturales más allá del territorio. Vos fijáte que cada página exitosa tiene su espejo nacional y eso quiere decir que al menos es lingüísticamente territorial.
Internet requiere un usuario muy culto; yo diría más culto que el usuario de libro. Es más fácil perderse en Internet, que leyendo un libro.
Yo no leo en Internet. Tuve en mis manos el kindle que vende Amazon para leer libros y todavía no es lo mismo. Yo leo los diarios nacionales sobre papel y para los extranjeros abro Internet, los tengo abiertos permanentemente: los periódicos brasileños; Le Monde, de Francia; The Guardian, de Inglaterra; Die Zeit, de Alemania.

 

Sobre La ciudad vista
Básicamente, salí con mi libretita; salvo en algunos lugares muy pobres de Buenos Aires en donde me parecía muy snob, andar con la libretita y en esos casos fui con la cámara digital. Vos no te distinguís cuando vas por el Bajo Flores o por Pompeya con una cámara digital; lo máximo que te puede pasar, es que te la afanen. O sea que trabajé con la libreta y con la cámara digital, además de con mucha bibliografía. Cuando terminé con toda la investigación, tuve la suerte de irme dos meses afuera, a una gran Universidad que tenía una Biblioteca extraordinaria, en la Universidad de Chicago. Estas bibliotecas tiene digitalizadas todas las revistas con libre acceso y pude traer una cantidad de archivos, y ahí armé lo que a mí me pareció más importante de armar con más fuerza de ideas, que era la hipótesis de que el Shopping es la forma general de la circulación de la mercancía hoy; el mercadito chino es un espejo miniaturizado del Shopping, el kiosco 24 hs. es un espejo miniaturizado del Shopping; las farmacias de cadena, son los drugstore que miniaturizan el Shopping.
Es imposible no ir al Shopping, solamente si tenés mucho, mucho dinero y comprás en Alvear. O los muy pobres o los muy ricos, no van al Shopping.

 Louis Vouton

 El shoopping te debe garantizar simbólicamente que vos podés acceder a todas las marcas. Vos podés tener, como se ve claramente en el Shopping del Abasto, una de las zapaterías más caras de diseño de Buenos Aires, donde la gente entra a probarse zapatos de novecientos pesos que nunca jamás va a comprar, y el Shopping tiene que admitir que esto suceda; esto no sucede en los negocios a la calle. El Shopping genera esa ilusión, que es democrática, es decir, es el consumo simbólico democratizado: te probás un zapato de novecientos pesos, eso es cierto. Son las democracias del capitalismo tardío.

Sobre la  acusación de Feinmann, en la contratapa de Página 12

¡Esos problemas que tiene Feinmann! Hay que preguntarle a Feinmann. La discusión sobre donde está la derecha, el centro y la izquierda en la política argentina, es una discusión interesante en algún sentido; desde Francisco De Narváez, que para mí está ubicado francamente en la derecha, hasta Macri que para mí está ubicado en el centro derecha derecha, no pueden admitirse llamarlos de derecha, nadie quiere estar en la derecha. Se ha acabado la época en que los Alsogaray admitían que estaban en la derecha; tampoco nadie admite que está ubicado en la extrema izquierda. Yo creo que básicamente lo que sucede en las ideologías argentinas, es que hay un centro muy fuerte, al cual no pertenece Francisco de Narváez, al cual no pertenece Macri pero, sin duda, al cual pertenece el Partido Radical, con sus alas de centro izquierda y centro derecha, al cual pertenece el A.R.I. El gobierno es un populismo de centro. El populismo es, básicamente, una concepción de la política, y es un estilo político. El político populista apuesta a una comunicación directa, no necesita de la mediación de las instituciones. El programa de Chávez Aló Presidente, donde Chávez habla por seis, diez horas, es un programa típicamente populista. Chávez es un muy buen orador -no se necesita ser chavista para reconocerlo- El rasgo populista es el salteo de las instituciones para configurar un liderazgo muy fuerte que está basado siempre en liderazgos personales; y puede haber populismo de izquierda o de derecha. El populismo de derecha es el que habla mucho de la seguridad; ese populismo crece en capas medias que no son las que tienen los mayores problemas de seguridad, al contrario, los que tienen peores condiciones de seguridad son los que viven en la villa. Y esa clase media, a fin de año se va y se toma un avión para veranear en Rio de Janeiro que es infinitamente más insegura que Buenos Aires. Hay noticieros que esperan hasta las doce de la noche para que llegue el kiosquero muerto y si no llega, no cierran; ese es un discurso típicamente populista.
Hay muchos países que tienen seguro de desempleo sin tener discurso populista, y la Argentina, que hay discurso populista por donde quieras, no tiene seguro de desempleo.

 

Sobre blogs
Estoy dudando en tener o no una página web. Para escribir el libro yo tuve un blog secreto, en donde yo era la única habilitada para verlo. El blog tiene un formato super amistoso para trabajar fotografía con texto. Además, podés armarle una tipografía muy parecida a la de un libro. Yo descubrí eso leyendo blogs. Yo leo el blog de Guillermo Piro porque está repleto de información; si vos te perdiste de algo, ahí está. Hay un blog muy lindo que se llama Trabajos Prácticos, que están Lezcano, Gargarella y otros escritores. Leo el de Sergio Chejfec, obviamente que me parece un blog interesante, y leo un blog francés que es de un tipo que escribe de sus ciudades, pero es un escritor, no un especialista en ciudades que se llama ¿Grossman?; un blog de un poeta francés que cuelga primeras ediciones de poesía que podés bajar gratis. Después leo el de Quintín; leo varios, el de Link, de Daniel Link; en general, leo blogs de los escritores argentinos.

 

Sobre la descarga de música gratuita
Grave problema; alguien tiene que pagar. La cuestión es saber si tiene que pagar el usuario o alguien otro. ¿Quién paga el último disco de jazz de Jodos, si se cuelga en Internet y lo bajan gratis? Yo no digo que lo pague el pibe de 15 años que quiere escuchar a Jodos y que hace muy bien…, pero alguien tiene que pagar para que Ernesto Jodos siga produciendo. Los norteamericanos tienen una frase que es de derecha, pero que se puede hacer de izquierda que dice: “No existe un almuerzo gratis” Alguien tiene que pagar ese almuerzo y no digo que tengan que ser las personas que están sentadas almorzando. Esto no pasa sólo con la música, sino que pasa también con los textos. Hay editoriales chicas que editan textos que después aparecen colgados de Internet, y además, están muy mal colgados a la red esos textos.
All about jazz es un sitio norteamericano que vive de combinar las dos cosas: vende y ofrece gratis.

 

Sobre el Ulises
S.W.: Una última pregunta que solemos hacerle a los escritores y es, si leíste el Ulises y si podés explicarlo.
B.S.: (risas) La primera vez que leí el Ulises lo leí en castellano y hace unos quince años lo leí en inglés, en una edición anotada. Preguntarle a alguien de literatura si leyó el Ulises, es como preguntarle a un deportista si va al gimnasio. No se puede no haber leído el Ulises para alguien que se formó en la literatura. Todos los experimentos de monólogos interiores que vos leas en literatura contemporánea o después de 1920, todos esos experimentos están inventados por Joyce, en el Ulises. Pasaron a ser patrimonio público.

 

Nota de la redacción: Desmentimos a Sarlo. Nosotros somos deportistas de elite y jamás entramos -ni entraremos- a un gimnasio.

Anuncios

~ por APG en julio 19, 2009.

Una respuesta to “Orden del Día / 73”

  1. […] Su de las letras Métanse los dedos en la nariz tranquilos, Beatriz Sarlo lee sólo algunos blogs. Éste […]

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s