Orden del Día / 57

 

Por fin terminamos con este experimento que nos propusimos hace un par de semanas: escribir un cuento y publicarlo en proceso, a medida que avanzábamos en su escritura. Como era de prever -nunca dejamos de corregir, somos maníaco–obsesivos-, algunas cosas han cambiado, inclusive el título: ahora se llama Necrológica de una relación, y no vengan  con el comentario fácil de que es anticipatorio; podríamos aventurar que, si algo anticipa, no es lo que ustedes imaginan.

Recibimos varios copetes escritos, en unos casos, por personas a quienes respetamos; en otros, por gente querida, y en otros, por quienes reúnen ambas cualidades. Como son bastantes, vamos a ir subiéndolos de a poco. Es lo mínimo que podemos hacer para honrarlos por la generosidad de todos y cada uno.

Gracias.

APG

 

1er Paso: Leer Necrológica de una relación (última versión completa)

2do Paso: Leer copetes

 

Dijo Javier Moreno(1):

“Lo que importa en la vida es lo que pasa cuando no pasa lo que debería pasar. ¿Pero cómo saber lo que no debió pasar? Parece difícil. Tal vez por eso nunca sabemos elegir y también por eso nos arrepentimos y añoramos el momento cuando tuvimos en nuestras manos la oportunidad de cambiar la vida y no la tomamos por estar siguiendo el camino esperado.

De todas maneras me queda la duda de si, no importa el camino que tome, siempre terminaré con la misma desazón.”

 

Dijo Carlos Ardohain(2):

“No sé por qué se me ocurrió contar las letras del alfabeto que enumera APG al exponer el esqueleto (como después expondrá el cuerpo) de su cuento.

Tampoco sé por qué después de terminar de leerlo decidí contar el número de episodios que, a manera de capítulos minúsculos, lo componen.

No me sorprendió la coincidencia, son seis episodios, seis caras de un cubo perfecto, casi tan perfecto como la forma de la celda en la que, al final del cuento, alguien (¿lo?) lee. No podía ser de otra manera. En este relato se narra la construcción de un triángulo y se trata también (como en todo cuento) de otro triángulo, formado por la autora, el texto y el lector. Estoy tentado de decir que el lector es el asesino, pero sonaría a teoría literaria, y de eso nada. Estoy tentado de decir que el amor permanece en los libros, pero de eso nada. Mejor no decir nada. Mejor leer. Este cuento.” 

 

 

(1)       Editor de la Revista Hermano Cerdo, desde Lyon

(2)       Artista enorme y polifacético, habitué de la casa. Su blog.

Anuncios

~ por APG en mayo 18, 2009.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s